¿Por qué nos cuesta tanto emprender?

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram

En América Latina, más del 90% de las personas sueñan con emprender algún día. De este porcentaje son pocos los que desafían el statu quo y deciden intentarlo. ¿Qué pasa con esta minoría? Solo uno de cada diez logra llegar al cuarto año de operación. Ahora, la pregunta es ¿por qué nos cuesta tanto?

La creación de empresas es el motor que mueve nuestra economía y sociedad. Pero en la vida real es difícil hacerlo. El primer paso es bastante complicado: vencer ese temor interno, el del “qué dirán” y arriesgarnos a intentarlo. Nos da miedo del fracaso, de compararnos con nuestros amigos y ver que “nos quedamos atrás en la vida” o, simplemente, de “defraudar” a nuestros padres. A pesar de todo esto, hay unos valientes que se arriesgan a intentarlo.

Pero lo intentamos y ¿qué nos damos cuenta? Que este es un camino solitario. No hay con quien hablar del tema. No hay quién nos entienda. No hay a quién llorarle nuestros retos, ni con quién celebrar nuestras pequeñas victorias. Pedaleamos un poco más en esto. Nos damos cuenta que este chiste de crear empresa no es como lo venden las redes sociales. No se trata únicamente de “ser libre económicamente”, “ser tu propio jefe” o “vivir de algo que te apasiona”. Tenemos una idea convertida en un producto. Ahora, ¿Cómo vendemos esto? Tenemos costos, gastos, inversiones y ventas. ¿De dónde conseguimos capital? ¿Nos levantamos todos los días y en qué nos enfocamos?

Lo anterior es cierto, es la cruda realidad que he vivido en carne propia y que he visto a cientos de amigos emprendedores padecer. Sin embargo, hay otra cara de la moneda. Y es que no hay camino más mágico y enriquecedor que emprender. Es una verdadera posibilidad de hacer algo que nos apasione y nos haga feliz mientras generamos mucho impacto en los demás. Es la oportunidad real de generar un valor económico, social y ambiental a nuestros grupos de interés.

¿Vale le pena? Toda la del mundo. ¿Cómo queremos ser recordados en nuestro funeral? Cada quien tendrá su respuesta. Pero seguro para que se cumpla, hay que apostar. Una vida plana en zona de confort. Eso, ¿A quién lo llena? Por eso, tomemos riesgos y lancémonos a emprender. A convertir esa idea en un producto o servicio. Pero siempre, apalancada en un modelo de negocio real y sostenible.

Es por eso, que me obsesione hace más de 5 años con entender qué diferencia a los emprendedores que lo logran vs los que no. Con encontrar los programas más útiles en la vida real para apoyar emprendedores. Fue así como obtuvimos los insumos para crear la plataforma “El Secreto Para Emprender” y nuestro programa “Mentorías Colectivas” ¿Su propósito? Apoyar a emprendedores a aumentar su probabilidad de éxito. ¿Cómo lo hacemos? Apalancándonos en la inteligencia colectiva. Porque como dice el proverbio africano “si quieres ir rápido ve solo, si quieres llegar lejos ve acompañado”.

¿Quieres tomar riesgos y aumentar la probabilidad de lograrlo en la vida real? Escríbeme y juntos lo lograremos (por lo menos daremos el 100% para intentarlo).

 

Recurso recomendado del mes

Video: Two Questions Every Entrepreneur Should Answer, de The Tom Ferris Show (shorturl.at/bsGHL).

Libro: El poder de lo simple, de Jack Trout.

 

¡A gozarse cada día de trabajo en sus emprendimientos y a jugar por sacarlos adelante!

Les deseo otro mes de éxitos y felicidades.

 

 

Saludos,

Luis Buitrago Vallejo

Fundador El Secreto Para Emprender

elsecretoparaemprender.com

+57 3176451550

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *